domingo, 4 de abril de 2010

La música como celebración y divertimento




Algo que siempre me llamó la atención de las juntadas de Ella Fitzgerald con las orquestas de Duke Ellington y Count Basie es cómo se divierten, cómo juegan y gozan en contraposición con ciertas poses de sufrimiento que se observa muchas veces en algunos músicos que, la verdad, uno no sabe si están verdaderamente en un orgasmo o en un suplicio.

Acá el propio Conde se ríe y Ella juega mientras devuelve todas las paredes que le tiran el Saxonista y el trombonista.

La música como celebración y divertimento.

Así de simple.

9 comentarios:

Miguel dijo...

EXtraordinario maestro. Se lo pido prestado para mi facebook. Muchas gracias!
Miguel

Anónimo dijo...

Una hermosura!
La había escuchado pero nunca la había visto

Saludos,
Marie

mad dijo...

Maravilloso! Un placer

Soleeedá dijo...

Excelente. Si algo me puede es Ella Fitzgerald en cualquiera de las duplas, aunque con Count Basie tenia un plus "swingero" especial.

Gerardo Fernández dijo...

No casualmente a la orquesta del Conde se la definía como "La maquinaria más sofisticada del Swing"
No obstante creo que Ellington Ella subía un par de escalones más. La versión en vivo de "Nada tiene sentido si no tiene swing" es insuperable.
Saludos

Soleeedá dijo...

Si, puede ser. Yo recuerdo uno de los primeros temas que escuche de Ella fue con Ellington en vivo "Mack the Knife" que ella se olvida la letra.

Me quemo la cabeza la improvisación y el ritmo.

julioith dijo...

Muy Bueno! Gerardo ¿Sos el mismo que estaba con Pesoa? Perdón por la ignorancia. Muy buenos tus blogs. Saludos

Gerardo Fernández dijo...

Fetivamente, el mesmo...

Unfor dijo...

No hubo mejor voz en el jazz que la de Ella